Las ventanas y su etiqueta de eficiencia energética

Las ventanas y su etiqueta de eficiencia energética

Las ventanas y su etiqueta de eficiencia energética

Escudero Sánchez

sabrás, en el mercado hay muchos tipos de ventanas y se diferencian por sus dimensiones, el tamaño de las hojas, los materiales de fabricación, el tipo de apertura, el vidrio o incluso la forma. Sin embargo, una de las principales diferencias entre los distintos tipos de ventanas es su eficiencia energética.

La eficiencia energética es algo que nos preocupa y es importante que sepas que existe además de la calificación energética del edificio completo, una etiqueta de calificación energética específica para los distintos tipos de ventanas.

Las ventanas y su etiqueta de eficiencia energética

La etiqueta se divide en tres partes:

Primera parte de la etiqueta

La primera parte incluye el tipo de ventana, los datos del fabricante y la clasificación de la ventana. La clasificación incluye una letra y una o más estrellas, esto es debido a que se distingue una clasificación de invierno y una clasificación de verano.

Segunda parte de la etiqueta

La segunda parte indica con más detalle la clasificación de invierno y la de verano:

  • La clasificación de invierno tiene siete niveles de eficiencia, que van desde el color verde y la letra A para las ventanas más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para las menos eficientes.
  • La clasificación de verano tiene tres niveles de eficiencia que van desde tres estrellas para las ventanas más eficientes hasta una estrella para las menos eficientes.

Tercera parte de la etiqueta

La tercera parte es la ficha técnica de la ventana, esto incluye lo siguiente:

  • Transmitancia Térmica del conjunto de la ventana (w/m2.k).
  • Permeabilidad al Aire de la ventana.
  • Transmitancia Térmica del marco (w/m2.k).
  • Transmitancia Térmica del acristalamiento (w/m2.k).
  • Factor Solar del acristalamiento.

Debes tener en cuenta que una ventana con una buena calificación energética ayuda, pero no lo es todo, existen otros muchos factores a considerar, al respecto de los cerramientos, a la hora de mejorar la eficiencia energética de un edificio. Factores tales como la correcta colocación de las ventanas o la utilización de elementos de sombra (toldos, persianas, voladizos…), en casos de rehabilitación, o el diseño del edificio y la ubicación de sus huecos en función de las orientaciones, en casos de obra nueva son decisivos.

Entrada anterior
Recomendaciones para el ahorro energético en calefacción
Entrada siguiente
Cómo es el mantenimiento de las persianas automáticas

Entradas relacionadas

Menú

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies